Una Mujer para recordar este 24 de marzo.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

El 24 de marzo de 1976 un golpe de Estado que derrocó al gobierno democrático de Isabel Perón y una junta integrada por el teniente general Jorge Rafael Videla, el almirante Emilio Eduardo Massera y el brigadier Orlando Agosti tomó el mando del país. Así comenzaba un período que dejó como marca el secuestro, la tortura, el robo de bebés y la muerte de argentinos que pensaban diferente a los que sostenían el poder en aquel entonces. La página mas oscura de la Argentina, con 30 mil desaparecidos miles de exiliados y un creciente terrorismo de estado que se infiltró en cada rincón de nuestro país.

 

Este pequeño resúmen de lo que pasó un 24 de marzo, nos remite a una época oscura y repudiable; que como argentinas/os y ciudadanas/os recordamos todo los años con dolor e impotencia.

 

Pero entre toda la angustia e impotencia que genera el recuerdo de las/os desaparecidos; surge la figura de una formidable Mujer (Madre de Plaza de Mayo), que es un ejemplo de vida, por sus acciones ; experiencias y testimonios.06a.jpg

 

Es HERMINIA SEVERINI, que con su postura pacificadora dice a quién tiene la oportunidad de escucharla: " Mi lucha silenciosa y permanente, no es en vano". "Estoy y voy a estar toda la vida que me quede, en todos los lugares donde exista la injusticia, la discriminación y la violación de los Derechos Humanos, acompañando al otro y peleando por sus reivindicaciones". "El pañuelo blanco y el título de Madre de desaparecidos que nos dieron los militares nó me lo puede sacar nadie.

Está grabado a fuego"

 

Este ejemplo de vida de una mujer admirable que sobreponiéndose a la desaparición de su hija (Adriana Bianchi), del posterior calvario de su infructuosa búsqueda, y de todas las persecuciones y avasallamientos que soportó en su existencia, a través de su militancia transforma el dolor en amor; la desesperación en esperanza; la discriminación en igualdad; el repudio en inclusión. Y el pañuelo blanco, símbolo inequívoco de las Madres, y ella como portadora de la tarea silenciosa y comprometida que lleva a cabo desde hace muchos años, nunca se olvidarán. Porque el nombre de Madres de Plaza de Mayo muy dificilmente se pierda; a través de ella, de su labor y de todas las Madres que están y las que no pudieron seguir quedará siempre en el tiempo y figurará en los anales de nuestra época, porque es un hecho histórico que nadie puede desconocer.

 

En este 24 de marzo en especial, y en todos los días en particular; mi sentido homenaje y reconocimiento a HERMINIA SEVERINI. Vive en la ciudad de Rosario, con sus jóvenes 84 años. Es mi Madre del amor, y tengo el orgullo de ser su amiga. Susana Giosa.

¡Hasta la victoria siempre! . . .

Etiquetado en Historia de Mujeres

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post