Relaciones destructivas, problemas que muchas mujeres callan.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

En pleno siglo XXI, miles de mujeres son víctimas de relaciones en las que son constantes abuso y violencia; lo particular del asunto es que se niegan a recibir ayuda, pues han llegado a ser adictas a ellas.

 

En cálculos conservadores se estima que 1 de cada 3 mujeres es sometida a abuso emocional severo y, por lo menos, 1 de cada 4 es atacada físicamente por su compañero; en 10% de casos la violencia es grave. Asimismo, se considera que entre 25% y 40% de las pacientes que ingresan al área de urgencias de los centros hospitalarios han sido golpeadas por su pareja.

Cabe destacar que la mayoría de las afectadas difícilmente reconocen que su nexo amoroso es enfermizo y mucho menos aceptan recibir ayuda para salvarse de tales uniones, en donde uno de los integrantes de la pareja se dedica a abusar emocional y/o físicamente del otro. El primero de estos casos se caracteriza por agresión constante mediante desvaloración, subestimación, insultos, infidelidad y burla, en tanto el físico va desde empujones, forcejeos y apretones, hasta brutales golpizas.

El origen… la familia
“Aunque parezca producto de novela de terror o de cultura lejana, miles de mujeres -y varios hombres también- de este México del siglo XXI son víctimas de relaciones destructivas y, lo que es peor, son adictas a ellas”, así lo afirma el psiquiatra Ernesto Lammoglia en su libro El triángulo del dolor.

De acuerdo al Dr. Lammoglia, especialista ampliamente reconocido por el trabajo que desarrolla con mujeres maltratadas, ciertos individuos manifiestan conductas agresivas porque desde pequeños sus progenitores les hicieron sentirse responsables de los demás, “guardianes” de los problemas que se presentaban en casa, fomentando en ellos la supuesta supremacía masculina relacionada a la propiedad; en consecuencia, el varón desarrolla firme creencia de que sus hermanas, hijas y esposa les pertenecen y, como en la antigua Roma, consideran que hasta pueden “hipotecarlas” si así lo desean.

En cuanto a por qué existen féminas que toleran el maltrato, el especialista explica que ello tiene origen en cierta educación que inculca en ellas sumisión y dependencia, además de que no “alimenta” su autoestima; por ello, las características tanto del agresor como de quien recibe el maltrato dan lugar a que ambos se “enganchen” en este tipo de relaciones.

Ahora bien, se ha detectado que frecuentemente la violencia entre la pareja inicia desde el noviazgo y se manifiesta en diversas formas, con jaloneos y movimientos para detener, sujetar o controlar. Posteriormente, el mando del hombre se ejerce con frases como “no te dejo salir”, además, protesta por el tipo de peinado o ropa que luce su compañera, inician las escenas de celos y la rudeza empieza a subir de tono.

Una vez que estos individuos se casan o deciden vivir juntos, el agresor “esconde” a la víctima de sus familiares y amigos para que no puedan brindarle apoyo, en tanto ella le obedece en todo pensando que así evitará conflictos; no obstante, él siempre busca la forma de iniciar las discusiones.

Como puede apreciarse, el aislamiento de la víctima es el eje del maltrato y constituye el paso en que empieza a ejercerse el dominio; después, el agresor pretende demostrar que la mujer es de su propiedad, incluso, mediante golpes, además de minimizar su valor llamándola: “inútil” o “tonta”, “no entiendes” y “no sirves como mujer”, entre otros destructivos calificativos.

Pégame… pero no me dejes
¿Por qué ellas permanecen con su pareja? El especialista explica que se debe a que no tienen expectativas acerca de la realidad y van cayendo en estado de indefensión; además, generalmente el hombre presenta cambios bruscos de comportamiento, es decir, hay momentos en que se arrepiente de sus acciones, ofrece disculpas y se torna afectuoso, haciéndole creer a la otra persona que todo puede cambiar. De esta manera inicia un círculo llamado “fase de tensión-maltrato-reconciliación”.

Por otra parte, las víctimas de violencia doméstica rara vez se quejan de haber sido maltratadas, incluso, a pesar de presentar hematomas (moretones), fracturas o raspones, y procuran ocultar tales señales bajo la vestimenta o maquillaje, o bien inventan explicaciones absurdas o improbables para justificar las lesiones que les aquejan; al mismo tiempo, su malestar físico suele estar acompañado de síntomas de depresión.

Aunque el panorama descrito puede parecer “laberinto sin salida”, el psiquiatra afirma que las personas “atrapadas” en relaciones destructivas tienen enormes posibilidades de liberarse de quien las maltrata y restablecer su vida en condiciones dignas y saludables, con la felicidad y tranquilidad a que todo ser humano tiene derecho.

El proceso de recuperación inicia cuando hay cambio en la actitud de la mujer afectada, pues en el momento que rebasa su capacidad de resistencia decide reconocer que su vida de pareja es destructiva y que sólo está fungiendo como “costal de entrenamiento” emocional o físico del individuo que la altera.

¿Cuáles son los pasos que debe seguir quien a fuerza de maltratos y vejaciones ha perdido autoestima, fe y respeto hacia sí misma? La respuesta se encuentra en la decisión de entregarse a proceso de recuperación, acompañada de personas que hayan sufrido y superado situaciones similares -las cuales no deben buscarse mucho, pues están en todas partes-, y recurrir a un especialista en salud mental (psicólogo o psiquiatra) que conozca y respete este tipo de problemas.

El trabajo de dicho profesional es relativamente sencillo porque a él acuden quienes están conscientes de su sufrimiento, por lo que se dedica a fortalecer la autoestima de la paciente, ayudarle a superar lo vivido y estimular la responsabilidad de atender su seguridad personal.

 

Fuente: Salud y Medicina. - KARINA GALARZA VÁSQUEZ

Etiquetado en violencia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
I
Buenas tardes:
Mi nombre es Itzel Jaimes (SUAyED) y me gustaría compartir con todo aquél que entre a este blog una historia que me parece muy cierta, bonita y acorde a la ocasión.

¿TE MERECE?

Había una vez un rey muy apuesto que estaba buscando esposa.
Por su palacio pasaron las mujeres más hermosas del reino y de otros lejanos; muchas ofrecían, además de belleza y encanto, todas sus riquezas pero ninguna lo satisfacía como para convertirse en su
esposa y reina.
Cierto día llegó una mendiga al palacio del rey que lucho para conseguir una audiencia con él. -“No tengo nada material que ofrecerte, sólo puedo darte el gran amor que siento por ti” -le dijo al
rey, - “si me lo permites, puedo hacer algo para demostrarte ese amor”-. Esto despertó la curiosidad del rey, quien pidió que dijera que sería eso que podía hacer.
-“Pasaré 100 días en tu balcón, sin comer ni beber nada, expuesta a la lluvia, al sereno, al sol y al frío de la noche. Si puedo soportar esos 100 días, entonces me convertirás en tu esposa”-
El rey sorprendido, más que conmovido, aceptó el reto. Dicho esto, la mujer empezó su sacrificio.
Pasaron los días y la mujer valientemente soportaba las inclemencias del clima. Muchas veces sentía que desfallecía de hambre o de frío pero la alentaba imaginarse finalmente al lado de su
amor.
De vez en cuando el rey se asomaba desde su cómoda habitación y la alentaba haciendo algún gesto que le proyectara fuerza y valor.
Así fueron pasando los días, 10…20…50…, el rey continuaba asomándose para ver los progresos de la mujer. -“Ésta mujer es increíble”-pensaba para sus adentros y volvía a hacerle un gesto en señal de
aliento.
Al fin llegó el día 99 y cuando todos pensaban que por fin tendrían reina, justo a las 11:00 pm, la mujer, desfallecida, desmejorada, baja en peso, cansada y con una montaña de enfermedades, se
RETIRÓ. Sin decir una sola palabra, volteó la mirada al rey que la veía anonado por no saber porqué a tan sólo una hora de convertirse en su esposa, se había dado por vencida. La mujer sólo se
marchó.
Al llegar a su casa, su padre, que ya se había enterado de lo sucedido, le preguntó el porqué de su decisión de haberse rendido cuando sólo faltaba una hora para ser reina y, ante su asombro, ella
respondió: -“ Estuve 99 días y 23 horas en su balcón, soportando todo tipo de calamidades y no fue capaz de liberarme de ese sacrificio. Me veía padecer y sólo me alentaba a continuar, sin mostrar
siquiera un poco de piedad ante mi sufrimiento. Esperé todo ese tiempo un atisbo de bondad y consideración que nunca llegaron. Entonces entendí que UNA PERSONA TAN EGOISTA, DESCONSIDERADA Y CIEGA,
QUE PIENSA SIEMPRE EN SI MISMA, NO MERECE MI AMOR”-
Cuántas veces no hemos esperado un gesto de sensibilidad en nuestra pareja? Que se conmueva cuando nos ve llorar? Y, por lo menos yo me pregunto, acaso no siente que me lastimó y no piensa hacer
nada para cambiarlo? Pero muchas de esas veces nos quedamos esperando que en algún momento él voltee a vernos y nos diga simplemente: Perdón. Aunque muchas veces no es solo perdonar a la pareja si
no perdonarnos a nosotros mismos por habernos fallado, por haber dejado que alguien nos hiciera dudar de que somos fuertes, por haber permitido llegar a un punto en el que nuestra autoestima esta
en el piso, porqué, puede escucharse muy trillado pero es verdad, cómo puedo esperar que alguien me ame si yo misma no demuestro que amo al humillarme tanto para estar con alguien.
Es difícil y más cuando lo vemos desde fuera, cuando no estamos envueltas en la telaraña que representa una relación destructiva pero debemos ser fuertes, creer que no necesitamos a alguien al lado
para ser felices, no buscar la felicidad fuera cuando puede estar en nuestro interior, no necesitar estar con alguien si no querer estar con ese alguien . No esperar que ésta vez sea la última que
nos lastimen física o moralmente pues puede que no haya una próxima, recuerden: Pedir disculpas no cambia lo que pasó. Perdonar no significa que "borrón y cuenta nueva" es una nueva oportunidad
para que todo vuelva suceder.

Perdón por ser tan extensa y muchas gracias a quien lea mi entrada.
Saludos!!
Responder
L


Hola Itzel: ¡ Muchas gracias por el envío ! si no tienes inconveniente lo publicaré en mi Blog. Además te agradezco el comentario y que visites mi Blog Gracias nuevamente y saludos cordiales de
Susana Giosa.