Francia: El líder socialista defiende forzar la paridad de sexos en los partidos.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

2012_10_19_lngjcvFPb9QBhlvQKI2rt.jpg

"Seré un primer secretario feminista, que mantendrá nuestros compromisos feministas, porque ya es hora de unir las palabras a los hechos». Con esta voluntariosa declaración de intenciones, Harlem Desir tomó ayer el relevo de Martine Aubry al frente del Partido Socialista (PS) francés. En la clausura del 36º congreso de la formación, celebrado este fin de semana en Toulouse, defendió la supresión de la financiación pública de los partidos políticos que no respeten la paridad en sus listas.

Fundador de SOS Racismo, Désir, de 52 años, quiere imponer así, por la vía del estrangulamiento económico, una igualdad entre sexos que hasta ahora ha burlado a la ley. Empezando por el PS, los partidos han preferido pagar las sanciones previstas por la legislación -no lo suficientemente disuasorias- antes que introducir una auténtica paridad. Para evitarse enfrentamientos con los varones, en muchos casos las mujeres ocupan candidaturas con pocas posibilidades de ser elegidas. Esta práctica se traduce en una Asamblea Nacional con un 27% de representación femenina, lo que sitúa a la quinta potencia del mundo en el puesto 36º del ránking global sobre paridad parlamentaria. «Es indigno de un país como Francia», sostuvo el nuevo primer secretario.

Predicar con el ejemplo

Para predicar con el ejemplo, Désir prometió un gabinete paritario, como lo es el Gobierno de François Hollande si no se incluye al presidente y al primer ministro. El jefe del partido se marcó pues un objetivo ambicioso pero no inalcanzable, ya que el poder está en manos de los socialistas. Además del Elíseo, cuentan con mayoría absoluta en el Parlamento y mandan en la mayoría de regiones y grandes ciudades. Por primera vez, la izquierda tiene mayoría en el Senado.

Con fama de dócil y falto de carisma, Désir debe ahora asentar su autoridad. Una labor complicada tras ser elegido con un porcentaje discreto (70%) teniendo en cuenta que contaba con el apoyo de todos los pesos pesados ¿el jefe del Estado en cabeza¿ y que carecía de rival. Ayer cerró un congreso marcado por la unidad, una imagen poco común en la familia socialista y orquestrada por el Elíseo para insuflar confianza en un momento difícil. Con la popularidad por los suelos ¿36% de opiniones favorables, un récord seis meses después de llegar al poder¿, Hollande necesita mostrar que tiene el respaldo del PS frente a la campaña de la oposición, que le reprocha su falta de empuje y cuestiona su capacidad para afrontar las reformas para salir de la crisis. La única que se permitió a decir en voz alta lo que muchos piensan fue su ex, Ségolène Royal: «Es hora de acelerar», apremió.

 

Publicado por: elperiodico.com - Elianne Ros - París - 28/10/12 -

Etiquetado en Género

Comentar este post