Educación y capacitación de la Mujer.

Publicado en por Los Derechos de las Mujeres

La educación es un derecho humano y un elemento indispensable para el progreso económico y social. Debe reconocerse que el acceso pleno y en condiciones de igualdad a la educación es un requisito fundamental para la potenciación de la mujer, y un instrumento fundamental para lograr los objetivos de igualdad de género, desarrollo y paz.

Pese a que se ha informado de progresos, persisten grandes diferencias entre el hombre y la mujer en lo que respecta a su acceso a la educación. La eliminación de la alta tasa de analfabetismo entre las mujeres y las niñas sigue siendo una urgente tarea a nivel mundial. De acuerdo con el Instituto de Estadística de la UNESCO, se calcula que en la actualidad dos terceras partes de los 875 millones de adultos analfabetos en el mundo son mujeres. En Asia meridional, casi tres de cada cinco mujeres son analfabetas, y se calcula que todavía la mitad de todas las mujeres en África y la región árabe son analfabetas.

Las disparidades por motivos de género en las tasas de alfabetización son menos pronunciadas entre los adultos jóvenes. En la actualidad apenas hay diferencia, o no hay diferencia ninguna, en las tasas de alfabetización de las personas de 15 a 24 años de edad en varias regiones del mundo, como Europa, América del Norte, América Latina y el Caribe, y Asia oriental y Oceanía.

En la Plataforma de Acción aprobada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, se reconoce la necesidad de que la mujer tenga acceso pleno y en condiciones de igualdad a la educación y la capacitación como una de las 12 esferas de preocupación que exigen medidas urgentes de los gobiernos y la comunidad internacional.

En su 41o período de sesiones celebrado en 1997, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas recomendó que se adoptaran nuevas medidas para mejorar el acceso de la mujer a la educación, incluida la incorporación de una perspectiva de género en todas las políticas y programas en el sector de la educación. En sus conclusiones convenidas, la Comisión hizo hincapié en la interrelación entre la educación, la capacitación y el mercado de trabajo, y exhortó a que se investigasen más las tendencias del empleo, los ingresos y las futuras oportunidades de empleo.

Erradicación del analfabetismo

En muchas partes del mundo, la tasa de analfabetismo entre las mujeres adultas sigue siendo elevada como consecuencia de la falta de acceso a la educación durante la infancia. Las estrategias para combatir el analfabetismo femenino deben ocuparse especialmente de garantizar el acceso de la mujer a la educación básica en condiciones de igualdad y lograr que finalicen dicha educación. Además, es necesario llegar a las mujeres adultas mediante campañas de alfabetización en gran escala por todos los medios modernos posibles. Desde la celebración de la Conferencia de Beijing, muchos países han adoptado nuevas medidas para combatir el analfabetismo femenino, como por ejemplo:

  • La iniciativa E-9, en la que participan Bangladesh, el Brasil, China, Egipto, la India, Indonesia, México, Nigeria y el Pakistán, que en conjunto representan la mitad de la población mundial y el 70% de los analfabetos del mundo. Esos Estados han adoptado medidas concretas para lograr el objetivo de educación para todos, con especial hincapié en la educación de las mujeres y las niñas. En la India, por ejemplo, la tasa de alfabetización de la mujer se elevó del 39,3% en 1991 al 50,3% en 1997, cifra superior a la relativa a los hombres.
  • El Nepal es uno de varios países que proporcionan becas a las niñas de familias pobres o de zonas rurales. Se ofrecen incentivos a las buenas estudiantes de las zonas rurales para que sigan la carrera de magisterio y enseñen en sus aldeas.
  • En Botswana actualmente asisten más mujeres que hombres a los cursos de alfabetización, a los proyectos de alfabetización funcional y a los cursos de educación a distancia, como resultado de un esfuerzo concertado a escala nacional.
  • En Burkina Faso se han establecido cupos en las escuelas satélite, en los centros de educación no académica y en los centros de alfabetización, con objeto de garantizar que el 50% de los estudiantes sean niñas.
  • El Senegal informa de que, como resultado de la reducción del analfabetismo femenino, ha aumentado la tasa de matrícula escolar de las niñas del 35% al 52,9%.
  • Bhután informa de que, gracias a sus programas nacionales, el 70% de los beneficiarios de los programas de educación no académica son mujeres.

Acceso universal
a la enseñanza básica

Las tasas de matrícula de las niñas y los niños en la enseñanza primaria y secundaria han aumentado en casi todas las regiones del mundo. Sin embargo, en muchos países siguen existiendo diferencias entre los sexos. En muchas culturas persisten actitudes tradicionales que hacen que los padres no se sientan motivados a enviar a sus hijas a la escuela.

En el nivel secundario se acentúa la desigualdad basada en el género, ya que es mayor el número de niñas que abandonan la escuela antes de concluir sus estudios y lo hacen en una etapa más temprana que los niños, en particular en las zonas rurales o empobrecidas. El matrimonio precoz, el embarazo en la adolescencia y la necesidad de prestar asistencia a la familia o de aprender conocimientos prácticos que resulten útiles para el empleo son algunas de las causas de la deserción escolar entre las niñas.

En sus esfuerzos para garantizar el acceso de las niñas a la educación primaria y secundaria, los países han adoptado diversas medidas, incluidas las siguientes:

  • En el Camerún, la Iniciativa de Educación para las Niñas Africanas, un programa patrocinado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), logró aumentar la matrícula de las niñas en un 8% entre 1997 y 1998. Durante ese mismo período, la tasa de deserción entre las niñas descendió del 9% al 6%.
  • Uganda ha establecido la política de educación primaria universal, que financia el costo de matrícula de cuatro niños por familia y de todos los huérfanos. La política estipula que dos de cada cuatro niños patrocinados deben ser niñas.
  • Argelia y el Irán han creado internados gratuitos en zonas rurales y de pueblos nómadas, y han adoptado medidas especiales para prestar atención especialmente a las niñas.
  • China y la República Islámica del Yemen han introducido cambios en los horarios escolares y elasticidad en los programas para adaptarlos a las necesidades de los estudiantes, en particular las niñas.
  • Turquía ha aprobado leyes que aumentan la educación obligatoria de cinco a ocho años.
  • Benin es uno de los países que han lanzado campañas para educar a las comunidades acerca de la importancia de la educación secundaria para las niñas.
  • La Argentina, Ghana, Indonesia y Seychelles han adoptado medidas jurídicas para garantizar la igualdad de acceso de las niñas a la educación gratuita y obligatoria hasta los diez años de edad.
  • Para reducir las tasas de deserción escolar de las niñas, que ocurre fundamentalmente en el nivel secundario, México ha introducido cambios en los programas a fin de incluir la planificación de la familia y la sensibilización acerca de las consecuencias del embarazo y la procreación precoces.
  • En algunas partes de Kenya se han establecido escuelas comunitarias móviles para madres solteras.

Logros en la educación superior

Durante los últimos 20 años se ha avanzado sustancialmente en relación con la educación superior. Despierta particular interés el hecho de que en los países en que la educación terciaria se ha ampliado significativamente, la matrícula entre las mujeres ha aumentado más que entre los hombres.

  • En Namibia, más del 50% de los estudiantes matriculados en la educación superior son mujeres.
  • En el Canadá, Nueva Zelandia, los Estados Unidos, muchos países de Europa y algunos de América Latina y el Caribe, la proporción de mujeres matriculadas en la educación terciaria sobrepasa el 50%.
  • La Jamakiriya Árabe Libia informa de que son más numerosas las mujeres, en relación con los hombres, que viajan al extranjero para cursar estudios superiores.
  • En Noruega las mujeres representan en la actualidad el 34% de los estudiantes que aprueban el examen de doctorado.
  • Argelia informa de que el 86,6% de las estudiantes eligen realizar estudios prolongados.

Formación profesional y ciencia y tecnología

En las esferas técnicas y profesionales siguen imperando estereotipos de género. An en los lugares en que las mujeres tienen libre acceso a todas las profesiones, en su gran mayoría optan por ocupaciones que tradicionalmente se han adjudicado a la mujer. Al mismo tiempo, sigue siendo pequeño el número de mujeres que asisten a programas de formación profesional.

En muchos países se han aplicado iniciativas especiales para orientar a las niñas hacia esferas de estudios no tradicionales.

  • En Austria se ofrecen cursos sobre computadoras y la Internet para aumentar la matrícula de niñas en escuelas técnicas.
  • Zambia aplicó medidas de promoción en favor de grupos postergados en ciencia y tecnología para estimular la participación de las estudiantes.
  • San Vicente y las Granadinas informan de que la introducción de orientadores profesionales en las escuelas ha aumentado el número de muchachas en asignaturas no tradicionales.
  • En los Países Bajos se concibió el "Plan de Acción sobre la Mujer y la Tecnología para el período 1995-1998" con el fin de alentar a un mayor número de muchachas y mujeres a optar por carreras de ingeniería y tecnología.
  • Cuba introdujo programas nacionales de capacitación en las universidades para integrar el desarrollo profesional y la adquisición de conocimientos especializados en favor de la mujer.

Eliminar la discriminación por motivos de género

Los gobiernos reconocen cada vez más que persisten los prejuicios por motivos de género en los sistemas de educación, y que ello se refleja en los libros de texto y los planes de estudios, así como en las actitudes y la formación del personal docente. Para erradicar esos prejuicios, los países han adoptado medidas diversas, como por ejemplo:

  • En Kenya la realización de cursos prácticos sobre cuestiones de género ha aumentado notablemente la sensibilidad del personal docente y los funcionarios de educación al respecto.
  • Luxemburgo ha encargado la realización de estudios para examinar los prejuicios basados en el sexo en todo su sistema de educación, comenzando con los hábitos de juego de los niños en la enseñanza preescolar.
  • Colombia ha creado un comité y organizado sesiones de capacitación sobre cuestiones de género y temas no sexistas para grupos concretos como educadores, directores de publicaciones y profesionales de la comunicación.
  • En Italia se ha formulado un código de conducta autorregulado para las casas editoras de libros de textos.

 

La presente nota informativa se basa en el documento titulado "Examen y evaluación de la aplicación de la Plataforma de Acción de Beijing: informe del Secretario General" (E/CN.6/2000/PC/2). Igualdad entre los géneros, desarrollo y paz para el siglo XXI -

Etiquetado en Educación

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post